Línea 2: Línea base y monitoreo ambiental

Abordar el proyecto de mayor financiamiento otorgado por el CONACYT a uno de sus centros de investigación es imposible fuera del contexto de la explosión de la plataforma petrolífera semisumergible Deepwater Horizon, registrada el 20 de abril de 2010 en el Golfo de México, a 30 kilómetros de Luisiana, Estados Unidos.

Este derrame se considera sin precedente en la historia de la explotación petrolera debido a la profundidad a la que ocurrió -1,500 metros- y a su magnitud, pues se estima que 757 millones de litros de petróleo crudo se vertieron en el golfo, alterando y afectando los ecosistemas marinos y varias pesquerías en una amplia zona, y provocando la muerte de aves, tortugas, delfines y otras especies de cetáceos y pelágicos mayores.

“El derrame asociado a la plataforma Deepwater Horizon propició un cambio de paradigma en el entendimiento acerca del comportamiento y consecuencias de derrames.” Sharon Herzka, investigadora del Departamento de Oceanografía Biológica del CICESE.

Sin duda es imprescindible contar con una línea base para poder evaluar impactos en casos de derrames de gran escala y tomar decisiones rápidas para proteger los ecosistemas. He aquí la importancia de contar con estudios de línea base y monitoreo ambiental en aguas mexicanas, específicamente de esa zona.

Por ello, el objetivo de la línea de acción 2 de este mega proyecto, el cual es financiado por el fondo CONACYT-SENER Hidrocarburos (convocatoria 2012-01), es establecer esta línea base. Esto es, caracterizar el estado medio y cómo cambian las más importantes variables hidrográficas, biogeoquímicas, biológicas y ecológicas del sistema, de una manera que sea integradora, comparable, accesible y validada. Así se podrán evaluar los impactos y diseñar estrategias de mitigación en casos de derrames de gran escala en la zona de aguas profundas mexicanas.

Tomado de: TODoS@CICESE